Haver-n’hi un feix (i)

El rechazo del Consell a un múltiplex igual que el catalán impide el pacto para mantener TV3

La señal de TV3, que lleva circulando 21 años por el cielo valenciano, está en el corredor de la muerte. El ultimátum del Consell a Acció Cultural -propietaria de los repetidores- para que corte las emisiones expira hoy. El Gobierno valenciano ejecutará el cierre cuando tenga permiso judicial. El Gobierno de Camps no se conforma con el segundo múltiplex que le ofrece Industria y que es igual al aceptado por Cataluña. F. Arabí, Valencia
Seis meses después, la jugada se repite. Hoy empieza de nuevo la cuenta atrás que, en cuestión de días, desembocará en la clausura de los repetidores que, propiedad de Acció Cultural del País Valencià (ACPV), transportan la señal de TV3 en la Comunitat Valenciana. Porque hoy expira el ultimátum de «10 días hábiles» que el Consell dio a la entidad cívica para que voluntariamente aceptara la clausura de las torres de reemisión. La Generalitat trasladó el aviso después de desestimar -el pasado 10 de septiembre- el recurso presentado por ACPV contra la orden de cierre de los emisores y la imposición de una multa de 300.000 euros por emitir ilegalmente, según el Consell, y encima impedir que los técnicos pudieran precintar en abril el repetidor instalado en la Carrasqueta.
Unos doscientos manifestantes convocados por Acció Cultural impidieron que los dos operarios desplazados con la orden judicial pudieran ejecutar el cierre. Ahora, el Consell solicitará de nuevo a los juzgados el permiso pertinente para entrar y precintar las instalaciones en el Montdúver (La Safor), la Carrasqueta (Alcoi) o la Serra Perenxissa (Torrent).
Si finalmente se consuma la orden de la Generalitat, la señal de TV3 se apagará, veintiún años después de que empezaran las emisiones. Será la certificación de un fracaso: el de las negociaciones o conversaciones, según quién interprete las aproximaciones, entre el Govern de Cataluña, la Generalitat y el Ministerio de Industria. El último de los contactos entre los dos gobiernos autonómicos se produjo ayer a través del conseller catalán de Cultura y Medios de Comunicación, Joan Manuel Tresserras, y el vicepresidente primero del Consell, Vicente Rambla. La charla sólo sirvió para certificar el enroque de posiciones. El Consell insiste en que no piensa dar marcha atrás en su propósito de cortar TV3 hasta que Industria no le facilite un segundo múltiplex de ámbito autonómico. El Gobierno valenciano sigue rechazando el canal que permite transportar entre 4 y 6 programas y servicios digitales de televisión y radio que el ministro Joan Clos puso a disposición de la Generalitat el pasado 25 de junio. El Consell aduce que ese múltiplex es de cobertura local para Valencia y sigue reclamando uno de ámbito autonómico. Sin embargo, la Generalitat de Cataluña aceptó uno similar y ha ofrecido reiteradamente un pacto de reciprocidad al Consell, según el cual Canal 9 podría verse en toda la geografía catalana y TV3 continuaría sus emisiones en las comarcas valencianas.
Fuentes de Presidencia indicaron ayer que el problema para solucionar el conflicto no está en Cataluña sino en Madrid y lamentaron que Industria no haya accedido a la petición de la Generalitat de un múltiplex autonómico.

Colecta para recaudar los 300.000 euros de multa
En Acció Cultural se preparan para una doble respuesta a lo que entienden es un «abuso» del Consell, que actúa como «juez y parte» en el conflicto, según denunció ayer el portavoz de esa entidad, Antoni Gisbert. Por una parte, movilizarán de nuevo a sus simpatizantes el día en que materialmente se vaya a producir el corte de la señal. En segundo lugar, están organizando una campaña de recogida de fondos para hacer frente a la multa de 300.000 euros que les ha impuesto la Generalitat. Gisbert señaló que son muchas las entidades, ayuntamientos, partidos y sindicatos dispuestos a colaborar. Del mismo modo subrayó que el movimiento de solidaridad que están percibiendo no tiene apenas precendentes en la larga trayectoria de la entidad cultural.
«Camps, como Chávez y Putin»
De hecho, reveló que más de un centenar de ayuntamientos han aprobado mociones en contra del apagón de TV3. Sin contar, apostilló, universidades y sindicatos que les han testimoniado su apoyo. «Es inaudito que el Gobierno valenciano se niegue a aceptar la solución técnica que ha puesto el Ministerio de Industria», comentó, para acusar al presidente Camps de actuar «como Hugo Chávez o como Putin». «Aplica el modelo de estos personajes consistente en usar y abusar de su mayoría absoluta; por eso tenemos que plantar cara a esos comportamientos poco democráticos y de muy dudosa legalidad», concluyó Gisbert.

ACPV – Acció Cultural del País Valencià www.acpv.cat
—————————————————
LEVANTE-EMV DIVENDRES 5 D´OCTUBRE 2007

Arxivat en: General

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.